Barcelona guiri-tour

Siempre me han llamado la atención esas procesiones de guiris, con boca abierta y cámara en mano, dispuestos a sacar fotos de cualquier souvenir visual, por insignificante que pareciese al nativo de turno.

Esta vez, lo que me impresionó fue ver el desapasionamiento de esta pequeña congregación de turistas, como si el ritual de seguir a la guía -debidamente etiquetada y numerada- fuera otra tarea más a rellenar para, a la vuelta, tener el derecho a decir con media sonrisa "me fui de vacaciones".

Barcelona. Febrero de 2014. Fuji X30.